Crisis de los contenedores: la oportunidad tras el caos

crisis-contenedores

Editorial por Darío Regalado

La crisis de los contenedores a la que se enfrenta el mundo entero surgió a finales del 2019 con el inicio de la pandemia y el cierre total de China, en ese momento nadie pudo anticipar el impacto y lo que sucedería con sus efectos en la cadena de suministro de todas las industrias y ámbitos de la economía.

Los contenedores continuaron su tránsito por América y Europa hasta marzo de 2020, cuando todo el mundo entró en cuarentena y durante un mes y medio (marzo y abril de 2020) los buques no querían acercarse a Asia por miedo a contagios, así que los contenedores se represaron en puertos de América y Europa. Por otro lado, hubo casos en donde se ponían en cuarentena los barcos completos por quince o más días, al tener tripulantes diagnosticados con COVID, las autoridades negaban el atraque o la circulación de los buques, lo cual hacía que los tránsitos fueran aún más demorados. La oferta y demanda de contenedores también se afectó, pues se detuvo su producción durante cinco meses por estar cerradas las plantas en Asia.

Cuando se empezó a retomar la normalidad, se activaron las órdenes de producción, sin embargo, el engranaje logístico de los buques, puertos y en general de la cadena de suministro ya estaba presentando demoras, por ejemplo, el turn around time o tiempo de retorno de un contenedor antes de la pandemia era de 49 días y pasó a 59, promedio, si no es más, porque empezaron a llegar a terminales que en las que había cargas represadas y reducidas plantillas de personal atendiendo.

No solo escasean los contenedores, también se está viendo que no hay suficientes conductores de camiones: se estima que, entre Estados Unidos, Europa y México, hay una merma de 348.000 choferes aproximadamente que no se han podido reemplazar y están causando que la cadena básica de suministro se continúe deteriorando. Lo anterior por no hablar de la producción de barcos portacontenedores, la cual también se afectó gravemente, pues, por las mismas circunstancias, se detuvo.

En enero 2021 comenzó a recuperarse la producción de una forma más significativa en Asia, sin embargo, los picos de atrasos que se traían en Europa y América hicieron que la carga permaneciera represada porque los procesos de aduana y puertos estaban presentando tiempo de atención muy largos, ante esta situación los barcos perdían las ventanas para pasar por el canal de Panamá para llegar a Oriente. Mientras que al mismo tiempo la carga estaba rezagada en Asia esperando contenedores para embarcar. Lo que nos mantiene en crisis.

Claro que los precios de las importaciones han subido y seguirán subiendo, pero de las grandes crisis salen las grandes oportunidades, este es el momento histórico de aprovechar para unir y no para dividir. Es el momento para realizar cambios que nos permitan ser más eficientes, de organizarnos y buscar una nueva manera de hacer las cosas, una de ellas es la carga compartida que nos permitan reducir costos y no pasar todo el problema al consumidor final. En nuestras manos esta ser más organizados y más solidarios, en buscar alternativas para no traer contenedores sin aprovechar toda su capacidad, en sumar pedidos para beneficiarnos de las reducciones por cantidad entre otras ventajas que podemos alcanzar si trabajamos juntos.

Como Cámara de Comercio lideramos algunas alternativas en este sentido, un ejemplo es el Club de Importadores o el sistema Alibox, que nos permiten juntar carga en China, si estás interesado en ser parte de estas nuevas formas de importaciones escríbenos al 099 405 7702

Crisis de los contenedores: la oportunidad tras el caos
+ posts
Scroll hacia arriba
Abrir chat